FEBRERO/ Carmen Asceneth Castañeda

Febrero
otrora el de Februs y Luperco
de fiesta, muerte
y purificación

Cómplice de la luna
y de sus veintiocho noches
sin cuenta

Febrero
ahora el de los vientos
remolinos de polvo
grietas en la piel vespertina
que se erosiona

Febrero
ya el de la sin cordura
del sol enfermo
de la llovizna sin fuerza
que se queda en los labios
resecos
sin plegarías.

Crédito de imagen:

«Atardecer» de Emeterio Fragoso León (acrílico sobre madera)

PIEL DE TIERRA/ Carmen Asecenth Castañeda

PIEL DE TIERRA
Para Marina Itzel
Seré piel de tierra hasta la novena luna
guareciendo la semilla hasta que florezca.
Seré vientre creciente hasta el noveno mes
cuando el universo vuelva a crearse otra vez.
Seré sangre de espuma que en complicidad con la
brisa
la transparencia del agua en abrazos me envuelva.
Seré días de lluvia desde el invierno hasta el otoño
y lágrima azucarada que de alimento sirva.
Seré sangre y músculo para dos compartida
y conoceré los secretos que la naturaleza me
deposita.
Seré hoja, tallo y raíz, y pechos con leche de savia
labios de cantos y luz, brazos de cuna y marea.
Y por fin serás tú
con olor a flor, mar, sol y arena.

Crédito de Imagen: «Eventide» de Dimitri Milan

AQUÍ ESTOY/ Carmen Asceneth Castañeda

«Mujer Ángel» (Óleo sobre lienzo de Ángel Deda)

Aquí me encuentro.

Sobre las alas de mi cama volando contigo,

como mariposa, de viento en viento,

pasando lista a todas nuestras caricias,

saboreando tus huellas digitales en mi pecho,

degustando el acre de tu piel de bronce y hierro,

robándome los secretos de tus historias.

Aquí me tienes,

aprendiendo tus resortes de memoria

y las claves infranqueables para abrir tus ansias,

descubriendo mi eternidad contigo a solas,

con tus dedos provocando caprichosas demandas,

que me electrizan de gozo

si tu cuerpo conversa en su idioma con el mío.

Aquí me encuentro,

hablando de placeres sin reposo,

derritiéndose a fuego la realidad

cuando tocas los puntos adecuados

haciendo a mi corazón aletear desbocado.

Aquí me tienes.

Nuestras bocas poco a poco

mordisqueando las distancias,

dando rienda suelta al impulso de quererse.

Aquí me encuentro,

con tus manos que se vuelven transparentes,

deshaciendo mis inquietudes a puerto seguro.

Aquí estoy,

dispuesta,

de alas abiertas

Para ti.

© Carmen Asceneth Castañeda

ME ALBOROTAS EL ALMA / Carmen Asceneth Castañeda

Me alborotas el alma
me sacudes intensa
ilógicamente
me envuelves de pasado
y abrazas mis pensamientos
hasta apropiarte
por completo
de mí.
Me alborotas el alma
con tus alas
de águila libre
con tus escamas de pez
que siempre huye
con tus palabras de viento
que me estremece un segundo
y enseguida se disuelve.
Me alborotas el alma
me pones a palpitar
de deseo
y como siempre
te vas.

Me alborotas el alma
y ya estoy
de viaje contigo
a cualquier inmensidad.

© Carmen Asceneth Castañeda

Crédito de imagen: «Cuerpo y Alma»

De: Diego Armando Lozzano

Soy de sal

SOY DE SAL

Soy de sal
porque volví atrás
miré y comprendí
que la culpa petrifica
y el miedo corroe.

Ardí en el dolor
por escuchar la ciudad
pudriéndose en llamas.

Mi casa era
ladrillo a ladrillo que se derrumbaba
una voz de estruendo
que ni yo comprendía.

Y vino el caos
y la soledad
y al mandato divino obedezco.

Soy de sal…

Carmen Asceneth Castañeda
Derechos Reservados «Compulsión a la repetición» (2018)

Imagen: Mujer con rebozo (café sobre papel fabriano)

Poesía y Piscoanálisis

«Poesía es poner la vida en palabras»

Homero Aridjis

La palabra es el medio por el cual entendemos el mundo externo y descubrimos el mundo interno, según el psicoanálisis; es el medio por el cual nombramos el mundo, y nos nombramos a nosotros mismos. La realidad- realidad, existe solamente en esa espiral: justo donde termina, nos obliga a iniciar. Es una vorágine de tiempo, un portal para repetir, elaborar y trascender; de morir y renacer.

Este blog, es una propuesta con intensión poética, con escritos inconexos de personajes, fechas, sueños y realidades que comparto con la esperanza de coincidir en afectos, y comulgar con ellos. Al fin, la poesía está unida a la palabra catárticamente, del mismo modo que el inconsciente freudiano en el entramado analítico.

Su amiga: Carmen Asceneth